Imagen

Una pizca de Jordana… bueno, Jordana a puñados. Dos tazas y media de Clementine, un poco de Jazz…el rollo vintage y todo eso. Las faldas cortas y el pelo liso, lunares, lazos, seda, un beso en acústico. Helados de limón, porque el chocolate ya pintaba muy mainstream, tres festivales en la capi y una canción diluida en el tintero del 93. Los Arctic, Vestusta, Vampire Weekend…toda la panda y un capuchino en caliente; los domingos astrománticos escuchando las voces de los viejos 80, un gramófono de fondo y unos labios color russian red.

Tacones, medias, cámara y acción; vernos una de Fellini, de Allen, aparecer en medio de la nada sintiéndolo del todo. Y un jueves a las 7, dejarnos caer con el número mágico hasta perdonarnos las treguas una y mil veces.Que el cielo no existe si lo tapamos con el humo de un buen cigarrillo en la madrugada de los días de invierno, que el vozca a mares siempre viene bien para inundar un buen incendio impertinente. Y que como todo lo bueno, acabe. Acabe bien pronto. A compás abierto. A morir a destiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s