XXXI

4a05740a1

Quema el disfraz,

apúntate el tanto,

que la piel se relaje

en su vinagre, que el gato

maúlle en el tejado;

que la presa

acelere la marcha y emprenda el viaje.

Quema el disfraz,

el agua ha exhalado su propio ritual de aire,

y la noche,

 observa al detalle el grito de tus manos;

-llueve el eco en los paladares sordos,

recoge el acento anudado en los charcos-.

Quema el disfraz, quémalo rápido:

.Para saciar la guerra,

Un ángel debe morir de entre mis labios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s