lupa

Polos opuestos en posición extrema,

coherencia de conciencia abnegada

bailando un blues,

por dentro

cien espinas dorsales, apostando en el ring

de las penitencias morales:

Amor eléctrico acusa,  

Amor ecléctico mueve después. 

El tablero esconde sus piezas,

mientras huimos imantados,

del alfil torturado,

del caballo que corre hasta atravesarnos

los estigmas sociales,

del rencor que naufraga en un vaso.

En el espejo apuñalado versa

la paloma anudada,

sin laurel y pico espinado.

Si sé que ha venido arrancándome su trazo,

entonces

dejaré que siga comiendo de mi bazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s