IMPULSO

1073123C4

Avionetas enredadas en el pelo,

darnos cuerda de sedal fino.

Saldarnos las cuentas de un tiro,

empaparnos las penas en un baile capital,

que amanezca mientras nos damos la vuelta;

sacarnos el tuétano por las venas,

deshacernos en un pespunte especial,

sentenciarnos un domingo

de pulmones vacíos,

refutar un contenedor de vidrio

por frío,

rozarnos el labial, despeinarnos los litigios.

Acabar asesinando al cómplice,

por nuestro impulso testigo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s