LA PARTÍCULA HERCÚLEA DEL LENGUAJE

 

-La partícula hercúlea del lenguaje-

Me describo imprevisible en la imagen,

de la palabra

que me revela

como autoridad perpetua

de mí misma,

posesión regulada en el yo

que no me vive.

Ruina que reina en el derrumbe,

ruina que me yergue

jaula de mis brazos;

ojalá mi voz

tronco en la sangre,

unirme conjuntiva, conjugada con

mis nombres,

curarme de la ambición que traiciona

de facto

la prioridad del ser sobre lo accesorio:

Que la tierra me camine dentro

por los viaductos

que nazco en los barcos

melancólica.

4 comentarios en “LA PARTÍCULA HERCÚLEA DEL LENGUAJE

  1. Qué bonito sería poder domar la palabra ¿no crees? aunque tal vez domarla suponga arrebatarle ese caracter incontrolable, que en realidad, es el que nos hace querer plasmar cuando surge la chispa. O al menos a mí.

    • Más bonito sería domarse a imagen y semejanza, y elegirse incontrolable sobre todas las cosas que soy yo mismo.
      (.La palabra me nombra nombre.)
      Estar a su servicio y no al revés, quizás, sólo cuando logre verme las caras.
      (Leyendo tu relato y flipando ;) )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s