PARA QUE NO ENTRES…

la foto

 

PARA QUE NO ENTRES…

Se me antoja que este combate no ha hecho

más que empezar,

y el botín

no es otro que yo misma.

Necesito ajustar los esfuerzos,

limpiar la armadura,

cerrar los accesos y llenar de púas de alambre los muros

que me rodean…

Para que no entres con tu cara sonriente, fingiendo saliva

mentirosa,

complaciente y servil, implorando clemencia divina

(precisamente tú, que eres atea).

Peleo a brazo partido para ganar esta batalla y quién sabe

si, así, la guerra.

 

Amparo Paniagua Muñoz (Desde que tú apareciste…, Editorial Corona Del Sur 2012)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s